PONTE LAS PILAS, DEJA DE PROCRASTINAR.


Hola Mayo.

Ya se va notando la primavera, el sol, se alargan las tardes, vamos entrando en calor, nos aburrimos en el trabajo y contamos los días para el próximo festivo, y es fácil caer en rutinas muy poco productivas y que acaban con toda tu energía sin enterarte.

Seguro que a veces sientes que pasan las horas, días, semanas, y no has tenido tiempo para hacer esa tarea pendiente. Por h o por b vas dejando pasar los días pero nunca te pones en serio. Es en plan "¿Ahora? Fu! Que rollazo!", o bien "Si, si, ahora voy (la la la)". No te preocupes, querida, eso nos pasa a todxs.

Peeero para ser eficaz hay que poner remedio a la procrastinación y dejar de quejarse. Hoy te voy a dar unos truquitos para evitar perder el tiempo y rendir un montón más, ya sea en el trabajo diario, tanto si eres autónomo como si curras por cuenta ajena, o para tareas de casa, llamémosle "Expedientes X" o "Arreglar la cuerda de la persiana".



HAZ QUE CADA MINUTO CUENTE.

Antes de empezar ten en cuenta dos cosas:

Uno:
No te martirices todo el día con "cuando llegue tengo que hacer ésto, aquello y lo otro, llamar a nosequién, recoger nosequé y comprar nosecuanto". Prohibido estar todo el día repitiendote mentalmente todo lo que tienes que hacer, es agotador y contraproducente.

Mejor, escríbelo. Por la mañana con el primer café, relájate un momento, haz una lista de "cosas que hacer" a diario, tipo checklist ☑. Esta será tu primera rutina buena. Pronto te darás cuenta de que ir tachando las tareas que terminas es adictivo, y da un gustito...

Normas: Se realista y apunta solo lo que de verdad puedes hacer, es decir, tareas que no dependan de nada ni nadie que no estén a tu alcance hoy. Otra cosa, haz la lista y guárdala, no vale mirarla a cada momento por lo de antes, es cansino.

Y dos:
Tampoco es buena idea estar todo el día lamentándose, indignado o protestando. Seguro que hay mil cosas que no nos gustan pero quejarse lleva su tiempo, gasta la pila que no veas y desmotiva mogollón. Eso de ser pesimista a veces parece que va de serie, pero no. Debemos mantener un pensamiento positivo siempre, lo contrario revierte en nuestro estado de ánimo y, a la larga, hasta en la salud. Cuídate.

EVITA PROCRASTINAR Y GANA TIEMPO.

Ahora que estamos de buen rollo y preparados para empezar una nueva y fructífera vida, lo siguiente es la organización.
Comienza imprimiendo un calendario en blanco (descarga aquí la plantilla básica que yo uso) o compra una agenda bonita. Yo las uso desde el cole y ahora no se vivir sin ella. Puedes usar la genda del móvil, que te permite poner alarmas y tal, pero en mi opinión no es lo mismo, escribir una nota manuscrita hace que se grabe en la cabeza automáticamente.

Muy importante! Usa la agenda o el planning. La idea consiste en apuntar lo que tenemos que hacer esta semana y las posteriores, y revísala a diario para que no te queden tareas pendientes. Esto parece una tontería pero hay gente que no hace estas dos cosas.

Y ahora lo más complicado: Ser productivo. Para tachar cosas de la lista y lograr metas hay que esforzarse un poquitín. Lo complicado solo es empezar, te lo prometo.

1.- Sigue rutinas diarias, así será más fácil. Dicen que cuando llevas veinte días haciendo lo mismo, al que hace veintiuno se convierte en hábito.

2.- Se ordenadx. Mantener tu hogar y tu lugar de trabajo limpio y en orden solo tiene ventajas.

3.- Márcate un horario para cada tarea, por ejemplo para mirar el correo, hacer la comida, etc.

4.- No vayas de multitasking (multifunción). Cada faena necesita de tu concentración. Y aunque digan que podemos hacer dos cosas a la vez no es cierto. Hacemos dos, pero mal. Otro día escribire sobre mindfulness, la concentración de la atención y la conciencia.

5.- Pon el móvil en silencio y desactiva las notificaciones en tu horario laboral. Tu jefx lo agradecerá.

6.- Pomodoro Technique. Suena muy cool pero no es otra cosa que usar un temporizador de cocina mientras trabajas, el típico tomate que venden en los veinte duros. El método consiste en organizar tus tareas en franjas de 25 minutos sin interrupciones (importante ésto, no vale distraerse durante). Después descansas 5 minutos y vuelves a empezar. Quién lo inventó dice que cada cuatro “Pomodoros” puedes tomarte un break (descanso) más largo. Mola, no?

7.- Ponte trampas en el móvil. No me mires raro que es por tu bien. Si trabajas desde casa o estas estudiando, y lo tuyo con Instagram es una relación de dependencia irrefrenable, te aconsejo que te descargues una app para evitar mirar el móvil a cada momento. A mi me gusta Forest, una aplicación que hace que crezca un bosque en tu móvil mientras no lo miras y cuando lo desbloqueas, sales de la app y destruyes árboles, así que más vale que no andes mucho rato mirando el Face porque te dará mucha pena.

8.- La regla del minuto. Una simple táctica. Si prevees que tardas menos de un minuto en hacer algo, hazlo ahora y táchalo de la lista. Fácil y utilísimo porque este truco sirve para cualquier ámbito, desde terminar un proyecto que lleva semanas en cola, tipo coser un botón, hasta coger cita para el médico, poner el lavavajillas y recoger la cocina antes de ir a la cama (recomiendo esto último para empezar mañana con buen pie).

9.- Si todavía sigues pensando que el día debería tener más horas, puedes hacer un cambio radical en tu día a día: Levántate media hora antes!!

10.- Por último, guarda un ratito solo para ti y desfoga. Haz algo que no esté relacionado con el trabajo o con rutinas diárias. Relaja la mente para evitar terminar saturadx.

Si quieres resultados diferentes, haz algo diferente. Empieza ahora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM